miércoles, 3 de junio de 2009

...la lluvia de las papas...

...ahí estaba aquella hermosa criatura,
acostada plácidamente en su cama;
sus respiros seducían mis pupilas,
que mareadas por la piel de su dulzura,
se mecían con el perfume de sus cabellos;
su boca, cueva mágica de ensueños,
clamaba con ternura que la besara
y sentir mi lengua junto a ella;
sus manos relajadas junto a su vientre,
fueron dotadas de una magia espectacular,
que cada vez que tocan mi piel la erizan,
provocando un viaje hacia el centro del universo,
al infinito y más allá;
yo por mi parte simplemente la contemplaba,
como obra de arte tan majestuosa,
tesoro sagrado que ha sido encontrado
en una ciudad perdida en lo profundo del océano;
arquitectura de los mismísimos dioses
que acaban de construir en los cimientos de mi razón;
de pronto, perdida en los abismos del tiempo,
las manos de la princesa de un cuento infinito se movieron
para así dirigirse a mi rostro sorprendido,
y abriendo sus ojos luminosos, tranquilamente me sonrió,
cautivándome de manera inmediata,
haciendo que de mi estómago
brotaran miles de mariposas como palomitas de maíz
y en mi corazón hayan puesto dinamita,
estallando en un millón de pedazos que se convertirían
en hermosas flores de primavera
para después cultivarlas con los besos que me brindaba;
sus manos se entrelazaban con las mías,
danzando sobre el espacio de sus sábanas;
su aliento se unía al mío,
como si fueran dos notas musicales entonando
una perfecta melodía,
deleitándonos con el aliento de nuestros espíritus;
cuando en eso me percate de que
estaban lloviendo PAPAS!,
una de ellas estaba rodeada de una suave Pasión,
que con vehemencia se aferraba al cuerpo;
otra rellena de Afecto con chocolate blanco y caramelo,
volviéndose un manjar exquisito para el alma;
otra más era un viento de Placer,
acariciando la piel blanca y la morena;
luego otra era una vela encendida desde siglos atrás
con la palabra Amor inscrita en ella;
y por último estaba una envuelta en papel de Satisfacción,
uniendo ambas existencias en una sola,
para así transformarse en un cohete
y lanzarse a la eternidad del cosmos...

3 comentarios:

Jessica dijo...

y terminaste empapada???

Ivvy dijo...

Me encanta tu gran imaginacion n.n

June dijo...

Me encanta lo de lloviendo papas, es un tanto surrealista...Al principio pensé que te referías a "un vómito", porque por aquí, a eso, lo llamamos "sacar las papas". Sin embargo, después, pensé que no podía ser... Explícamelo por Mlite..¿De dónde la idea?. Un saludo