jueves, 1 de mayo de 2014

Utopías de media noche

Persigo tus pasos,
con premonitorio desvarío,
te huelo, te siento, te busco,
en el vaivén del entorno urbano,
en los campos algodoneros del cielo,
entre la tonalidades del mundo,
con esa afable carismática expresión
de tu sonrisa coqueta.

El ambiente está disperso
de infinitos fragmentos de tu existencia,
el viento me susurra tu aroma,
eres atracción cósmica,
esencia prohibida de mis neuronas.

¿Cuántas lunas faltarán para el encuentro
con tu dulce silueta femenina?

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Interesante poesía.

Saludos.